Violencia económica de género: cómo podemos ayudarte

Cuando se habla de violencia de género, es imprescindible comprender que no existe una sola clase. En realidad, a partir del concepto original surgen luego diferentes tipos de violencia de género, siendo una de las más habituales la violencia económica de género, que vamos a abordar.

En líneas generales, se define a la violencia económica de género como la violencia patrimonial que ejerce una de las partes de la pareja sobre la otra (si bien, en el 98% de los casos la experimentan las mujeres). 

En la violencia económica de género la parte “fuerte” financieramente de la pareja condiciona el nivel de vida de su cónyuge dando, o negando, dinero de acuerdo a su conveniencia.

El gran problema es que muchas veces esta situación se considera habitual dentro de los parámetros lógicos de un matrimonio, y por eso es difícil de detectar. Es más, es asumida como aceptable no sólo por los ajenos a la pareja, sino incluso por la parte damnificada por el comportamiento del otro cónyuge.

Hay que decir, de todos modos, que rara vez esta conducta se da por si sola, sino que casi siempre puede notarse cómo le acompañan otras (como el control sobre la forma de vestir, las amistades, etc.)

La violencia de género económica puede darse en cualquier instancia de la relación, desde el inicio (que podría ser el noviazgo o los primeros encuentros), hasta su consolidación como matrimonio. Sobran ejemplos en los cuales se ejerce esta violencia de género, aunque evidentemente se acentúa con los años.

Por eso es importante estar pendiente de todos los indicios o señales que indican que alguien del círculo cercano pudiera estar sufriendo de dicho tipo de violencia, incluso cuando no existieran actuaciones similares en el pasado, que vuelvan menos detectable esta actitud.

 

¿Por qué es tan común la violencia económica?

La violencia de género financiera no es más que una variante de la sociedad patriarcal que nos rodea. Estas situaciones, que de hecho eran socialmente aceptadas hasta hace unas décadas, ahora mismo adquieren carácter de inaceptables. A pesar de ello, llevará mucho tiempo lograr que desaparezcan de las relaciones de pareja, donde en algunas ocasiones la mujer no trabaja o su trabajo es más precario, lo que facilita la aparición de esta problemática. 

 

¿Cuándo puede ayudar un detective privado en casos de violencia económica?

Los detectives privados se han convertido en figuras indispensables para las mujeres que quieren averiguar si se les ejerce violencia económica de género ocultándosele ingresos o propiedades. Precisamente, es una de las técnicas más frecuentes de quien violenta de ese modo, ya que su afán de controlar los recursos económicos lleva en muchas ocasiones a ocultar el patrimonio de ambos. 

Cabe destacar que, de afrontarse una separación o divorcio, todo lo que pueda aportar un investigador privado es clave para que el Juez determine si se ha producido violencia económica de género y tome las medidas oportunas para estos casos.