Falsos detectives privados: no te dejes engañar

Lamentablemente, en los últimos años nos hemos tenido que acostumbrar a desconfiar de todas esas ofertas que resultan tentadoras. Servicios o productos con precios altamente competitivos, mediante los cuales intentan aprovecharse del desconocimiento general para engañarnos. Incluso dentro de nuestro ámbito, el de los detectives privados, hay falsos profesionales a la caza de clientes poco precavidos.

En Géminis Detectives alertamos constantemente sobre la presencia de estos supuestos investigadores que no son más que estafadores que prometen resultados a los clientes, aun cuando saben perfectamente que no tienen conocimientos, experiencia ni herramientas suficientes para ofrecer a quien confía en ellos un trabajo a la altura de las circunstancias, haciéndoles perder tiempo y dinero.

 

El riesgo de los falsos investigadores

Lo primero que tienes que considerar es si has contactado con una agencia de detectives real. Y es que caer en la trampa de una falsa agencia no sólo significará que la investigación se retrase, sino que también el supuesto ahorro de contratar a un investigador privado evaluando únicamente el precio final, realmente te saldrá muy caro, ya que los resultados no serán los esperados, y, como se dice coloquialmente, habrás tirado tu dinero. 

Solamente un detective profesional que haga bien su trabajo podrá poner a tu disposición pruebas verídicas que necesitas en casos legales. Éstas deben haberse recogido en el marco de las leyes vigentes, por lo que obtenerlas a través de otros métodos no es válido y no tendrán cabida en ningún juicio.

 

¿Cómo detectar a los impostores?

Más allá de lo peligroso que puede ser facilitar datos personales e información sensible a un malintencionado, es indispensable descubrir su farsa cuanto antes, para poder iniciar inmediatamente otra investigación. No están habilitados para realizar investigaciones a instancia de parte los investigadores mercantiles, investigadores judiciales, criminólogos, peritos judiciales, etc.

Son desorganizados… 

Los falsos detectives no planifican, por lo que es común que te pidan dinero constantemente y no sepan argumentar para qué lo quieren. Originalmente te dirán una cifra, que será muy baja respecto a la competencia, pero rápidamente irán incrementándola sin justificación.

Proporcionan pruebas vagas

Las pruebas que recolectan no tienen ningún peso en un juicio, sino que sólo son especulativas y no están debidamente demostradas. Únicamente un detective privado, con su T.I.P. en vigor y su número de R.N.D.P. podrá aportar su informe válido ante los Tribunales de Justicia.

No quieren quedar contigo en persona

Cualquier estafador está al tanto de las ventajas de esconderse detrás de una pantalla, por lo que no aceptes tratar con ellos únicamente online. Asegúrate de concertar alguna cita en la que los conozcas, que recorras sus instalaciones, que te muestren trabajos anteriores, etc.

Fíjate en su web

Internet puede, asimismo, jugar a tu favor para distinguir a un detective honesto de un detective que sólo quiere aprovecharse de ti. Busca valoraciones del servicio que supuestamente presta, para confirmar si es real y, de paso, busca opiniones que traten sobre la experiencia de otros clientes.

La importancia de la licencia

Sólo los investigadores con una licencia habilitante (T.I.P.) pueden desarrollar esta labor oficialmente, sin exponerse ni exponerte a inconvenientes legales. Esta documentación es imprescindible, por lo que es fundamental que te asegure que el detective con el que has contactado cuenta con ella. 

 

Si estás atento a todo lo que hemos expuesto en este artículo, casi con seguridad podrás desenmascarar detectives falsos y denunciarlos, evitando ser una víctima más.