Covid 19: Detectives en la nueva “Nueva Normalidad”

Llegó la “Nueva Normalidad”. Los detectives estamos trabajando en la calle. Realmente, nunca hemos dejado de hacerlo. Excepto en los dos meses de confinamiento domiciliario, en los cuales había ordenes divergentes, nuestra actividad continuó en marcha. Por un lado el gobierno permitió nuestro trabajo al englobarnos dentro de la Seguridad Privada, por el otro, la Unidad Central de Seguridad Privada nos instó a suspender cualquier tipo de seguimiento en la calle. De cualquiera de las formas, no hubo prácticamente actividad, no había nadie en la calle, se llamaba la atención simplemente por estar ahí. Al margen de alguna averiguación patrimonial o algún tema mercantil, los servicios fueron mínimos.  

Pero ya ha pasado el tiempo, hemos regularizado en la medida de lo posible nuestro trabajo y nos hemos adaptado a las nuevas condiciones.

A mi parecer, como detective privado, cuando todo esto pase si es que algún día pasa, nunca olvidaré las mascarillas. Hay detectives mas o menos hábiles en el tema de las identificaciones. A partir de una fotografía más o memos reciente, más o menos nítida, hemos de determinar quién es la persona cuando salga del portal de su vivienda o de su lugar de trabajo. He de decir que no soy especialmente hábil en ello. Cuando he visto físicamente a la persona, aunque haya sido una vez, la reconoceré de espaldas, con capucha, con otra ropa, con gafas…  pero a partir de una fotografía, no soy especialmente hábil, me cuesta trabajo, es mi asignatura pendiente en este oficio, he de reconocerlo.

Si a esto añadimos las mascarillas, la identificación se ha convertido en un calvario. Imagínense identificar a una persona a partir de una fotografía de carnet que sale con gafas de sol, gorra y mascarilla del portal de un edificio de 10 plantas, con 6 viviendas por planta… Nunca olvidaré este infierno con este añadido: higiénica, quirúrgica, FFP2… Espero algún día recordarlo como una anécdota.

¿Han variado nuestros servicios? Pues en cierta manera sí, claro que sí. Tenemos servicios totalmente nuevos como la verificación de la actividad laboral de empleados que está teletrabajando. Tenemos que comprobar las actividades laborales que realiza el trabajador en su domicilio. Verificar su presencia digital. Para ello, estamos utilizando técnicas OSINT (Investigación en Redes Abiertas)  y aplicaciones totalmente nuevas para nosotros como Trello, Spike y Slack, lo cual nos ha obligado a tener que hacer un reciclaje de conocimientos. A esto le añadimos nuestro trabajo puro y duro de campo en la comprobación que el empleado permanece en su domicilio.

Dentro de las investigaciones de bajas laborales, las cuales consisten en muchas ocasiones en la verificación de la simulación del daño corporal, aparecen las bajas laborales por coronavirus. Tendremos que verificar si el trabajador permanece en todo momento confinado en su domicilio, no realizando actividades como irse de vacaciones, salir con los amigos…, en definitiva, actividades que vayan en contra de su recuperación. Una nueva fuente de trabajo ha venido originada por los ERTES (Expedientes de Regulación de Empleo Temporales). La crisis del coronavirus ha paralizado muchas empresas y miles de trabajadores se han visto abocados a una situación de ERTE, aprovechándose muchas personas de las ayudas y prestaciones que ofrece el Estado.    Desde el anuncio de su entrada en vigor muchos empresarios han utilizado la picaresca para realizar fraudes utilizando trabajadores ficticios, obligando a trabajar a empleados acogidos al ERTE o a trabajar en jornada completa a aquellos acogidos a un ERTE de reducción. Esto hace que muchos empleados contraten detectives para demostrar los abusos a trabajadores en situación de ERTE.

En otros casos, contratados mayoritariamente por Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales, hemos de investigar si un trabajador que se encuentra cobrando la prestación por ERTE está trabajando en su empresa o en otra.

Cabe destacar que solo 1 de cada 4 trabajadores de baja por coronavirus ha dado positivo en el test PCR, estando los otros tres de baja por haber tenido contacto con un positivo. Dada la picaresca y las pocas “ganas de trabajar” de algunos hace que se inventen un contacto para estar de baja y no trabajar, situación que origina que las empresas y mutuas necesiten nuestra colaboración para evitar esas conductas.

Hablando de las Infidelidades, hemos de decir que hubo una explosión tras el confinamiento. Tras la “dura”convivencia durante 24 horas jornada tras jornada, menos salidas, mas control, las parejas se han soltado la melena. En Géminis Detectives recibimos mas llamadas solicitando nuestros servicios.

Un componente de la pareja comienza a detectar comportamientos extraños en el otro, mentiras, cambios en los comportamientos sexuales, excusas, escaqueos. Su pareja se preocupa más por su imagen, compra ropa nueva, habla y escribe en su teléfono a escondidas…. da claras evidencias de estar inmerso en una infidelidad conyugal. A consecuencia de esto, contrata a un detective.

Nuestra forma de proceder poco ha variado, con mascarilla o no, los amantes han de ponerse en contacto y encontrarse. Efectuaremos vigilancias, seguimientos, OSINT, investigación en redes sociales, rastreo en páginas web de contactos y citas, etc.

Tras verificar la infidelidad, pasamos a plasmarla en un informe, efectuando un relato cronológico de todos los hechos y constatando gráficamente, mediante fotografías y videofilmaciones, los encuentros y actividades de los infieles.

La pregunta es entonces: ¿Qué tiene Géminis Detectives en la “Nueva Normalidad”?

  • Conocimiento
  • Experiencia
  • Solvencia
  • Discreción
  • Equipo Propio
  • Alta Tecnología
  • Apoyo Externo. Red de Colaboradores.

Y ten muy en cuenta que en esta nuestra agencia siempre trabajamos mínimo dos detectives por unidad de seguimiento con tarifas standard, con sus correspondientes mascarillas y gel hidroalcohólico, con un vehículo o con dos si en necesario (coche y moto), garantizando mucha eficacia y un resultado óptimo.