¿Cómo deberías actuar si recibes una transferencia bancaria sospechosa?

Hoy en día, muchas de las operaciones que hacemos y que involucran dinero las realizamos a través de Internet. Ya sea desde la página web de nuestras entidades bancarias, las aplicaciones de servicios financieros o aplicaciones móviles, nuestra economía está completamente atravesada por los dispositivos inteligentes ganando cada día más peso el uso de dinero de manera virtual.  

Esto tiene muchísimas ventajas, evitándonos manejar cantidades de dinero en efectivo, o la facilidad de completar cobros y pagos desde cualquier parte del mundo. Pero también algunos peligros que tenemos que considerar. 

Una de las situaciones más comprometedoras con las que podemos encontrarnos en estos casos es la de recibir una transferencia bancaria sospechosa, que no esperábamos y de cuyos datos no tenemos ni la más remota idea.

Nuestro primer impulso entonces puede ser devolver inmediatamente ese dinero a quien nos lo envió, pensando que se trata de un error involuntario. Pero los antecedentes y la experiencia indican que es mejor ser precavidos.

 

Fraude en las transferencias bancarias

La recomendación de ser cuidadosos en estas situaciones está más que justificada y tiene que ver con los frecuentes fraudes en las transferencias bancarias, siendo uno de los métodos más comunes que utilizan los estafadores en los últimos años, quienes perfeccionan una estafa que va presentando pequeños cambios para actualizarse a los conocimientos de los usuarios sobre bancas electrónicas. 

Algunos de los timos más habituales en estas circunstancias son el fraude del CEO, del falso proveedor, el phishing y otros tantos. Sin embargo, es fundamental saber que ningún engaño puede tener éxito sin la colaboración que nosotros mismos realizamos como internautas. Es decir, si detectamos el fraude, siempre podremos evitarlo.

 

¿Cómo reaccionar en un caso de fraude personal?

Si piensas que has sido víctima de una estafa sin darte cuenta de ello, inmediatamente tienes que alertar a la entidad bancaria en la que tengas la cuenta y que haya sido vulnerada, para que suspenda la transferencia y otras operaciones como los préstamos online. Acto seguido, debes cambiar tus contraseñas por unas nuevas que mantengan tu seguridad. 

Por otro lado, mucho más dudosas son las situaciones como las que describíamos anteriormente, en la que recibimos dinero. Casi siempre ese dinero nos es enviado desde una tarjeta de crédito robada pero aún no suspendida, y quien la tiene en su poder se comunicará con nosotros para pedirnos que devolvamos la suma, pero no a la tarjeta desde la que se realiza la operación, sino a un tercero. Cuando la tarjeta de crédito robada anule las operaciones y cancele las operaciones realizadas se descontará automáticamente dicha cantidad de nuestra cuenta, habiendo perdido el dinero que mediante engaño hemos enviado a un tercero.  

Por ello cuando recibas una transferencia por parte de un desconocido, lo mejor es no devolverla de inmediato. Ponte en contacto con tu entidad bancaria y exponles qué es lo que ha pasado. Por supuesto no te gastes el dinero y espera las indicaciones del banco, quienes se comunicarán con la entidad de la tarjeta para comprobar si la operación es correcta, y realmente es un error del propietario de la misma, o fraudulenta e intentan que seamos víctimas de una estafa. 

Por otro lado, desde Géminis Detectives somos especialistas en combatir cualquier tipo de estafa. Si quieres llegar al fondo de la cuestión, nuestros detectives privados en Madrid, pueden ayudarte; tras una evaluación inicial y el análisis financiero de tus cuentas bancarias, nos pondremos manos a la obra para averiguar si efectivamente estamos ante una transferencia fraudulenta. De ser así, y siempre que el cliente lo desee, nos ocuparemos de buscar el origen de dicha transferencia. Finalmente, podemos asesorarte de cara al futuro para prevenir que lo ocurrido vuelva a pasar.